El tiempo pasa, un poco de historia – (Claudio Málaga)

Creo que no es posible definir en forma exacta y uniforme lo que pueden significar estos 40 años para cada uno de nosotros, probablemente hay tantos sentires como personas en la promoción.

Yo personalmente, siento agradecimiento a la vida y en especial a esa parte de mi vida que me permitió pasar 11 años en el colegio San José. Sé que nada es perfecto, pero si pongo en la balanza lo bueno y lo malo, lo de grata recordación y lo que no lo es, con toda seguridad ganará lo bueno, lo grato.

Yo llegué a ese colegio en gran medida por tradición familiar, mi padre estudió en San José hasta que este se cerró por algunos años entre los años 20 y 40 del siglo pasado. Luego mis hermanos estudiaron en él acabando en los años 56 y 62. Yo entré en el 62 al local de la Av. Bolognesi en Yanahuara.

En el año 63 si no me equivoco, por razones que nunca he llegado a conocer con exactitud, la Compañía de Jesús decidió que Arequipa dejaría de pertenecer a la provincia del Perú (le llaman provincias a las diferentes zonas geográficas donde trabajan en todo el mundo) y pertenecería a la provincia de Chicago, USA. Es algo divertido pues de alguna forma hicieron eco a la tan mentada independencia de Arequipa, de la que tanto se ha hablado, casi siempre al nivel de lo anecdótico. El asunto es que casi la totalidad de años en que estuvimos en el colegio se mantuvo esta situación y es esa la razón por la que la mayor parte de nuestros profesores jesuitas fueron de Estados Unidos.

Quizá hubieron ciertas incompatibilidades de tipo cultural (estabamos muy chicos para poder percibirlas) que a la larga harían que algunas personas no vieran con buenos ojos al colegio. Nosotros terminamos un poco peleados con algunas personas del colegio, pero considero que fue algo circunstancial. Algunos de los ex alumnos no quisieron poner a sus hijos en el colegio donde habíamos estudiado y eso yo lo respeto. En mi caso sentí que a pesar de aquellos desencuentros era mucho más lo que podía rescatar como positivo, por eso decidí poner a mis dos hijos en el mismo colegio donde yo estudié y no me arrepiento, ellos en su momento tomarán sus propias decidiones para sus hijos, yo lo hice así y estoy seguro que lo hice bien. El colegio San José me acompañó en la formación que tratamos de dar en la familia con mi esposa. Y si hubiera sido mixto también hubiera puesto a mi hija, pero no lo es todavía.

Agradezco, como decía, a la vida, por esas oportunidades. Siento que soy del San José y no sería lo que soy, para bien o para mal, si no hubiera estudiado en el San José y si no hubiera tenido los compañeros que tuve. Todo influyó en mí, los maestros que tuve, los compañeros con los que estuve todos esos años, y todo eso es el San José.

Por eso ahora quiero reencontrarme con aquellos que fueron mi compañeros, a algunos de los cuales no he podido ver desde hace muchos años. 

Soy San José 72.

Acerca de Claudio Málaga

Docente del Instituto del Sur en las áreas de informática, liderazgo y negocios. Aficionado al turismo de aventura en el Perú y deportes afines. Aficionado al teatro y la música.
Esta entrada fue publicada en Sentir Actual. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s